Piedras lava con Fimo

605

Necesitaremos los siguientes materiales de manualidades y abalorios:

Fimo en color negro, sal gruesa (recomendada la que se utiliza para pescados a la sal, la que es muy gruesa), cepillo de dientes viejo y un martillo de cocina o normal.

Proceso:

Lo primero es acondicionar la sal, y para ello la echamos en una tabla de madera y la machacamos con el martillo, la idea es conseguir granos finos y gruesos, una vez tengamos este paso hecho reservamos la sal.

A continuación, realizamos las bolas con el Fimo negro, (te aconsejamos ponerte guantes de latex para no dejar huellas en el Fimo) las de la foto las hemos hecho con forma oval rectangular, prueba otras formas como bolas, cubos, conos… lo que más te guste y por supuesto con otros colores, queda muy bien con rosa, azul pastel, blanco… En este paso además deberás hacerle el agujero a las bolas con un punzón si las vas a utilizar como abalorios para collares, pulseras, pendientes… 

Ahora que tenemos las bolas con la forma deseada, espolvoreamos la sal de distinto grano en un plato y rebozamos como si fueran croquetas nuestras bolas de Fimo en la sal, (este paso es el más delicado, deberás ver como se incrustan los granos el el Fimo para un buen resultado final). Un truco en este paso es también utilizar un papel de lija gruesa y darle más textura pero si lo haces bien con la sal no hará falta.

Lo siguiente es hornear nuestras bolas con las sal incrustrada en el horno siguiendo las instrucciones del fabricante (aconsejamos 110ºC x 30 minutos) y dejamos enfriar. 

A continuación, cogemos un bol con agua caliente y echamos nuestras bolas horneadas con la sal, y en este paso veremos com la sal se disuelve dejando huecos desiguales en las bolas imitando perfectamente el efecto lava-rock o piedra de lava. Si nos quedase algún resto de sal lo retiraríamos con ayuda del cepillo de dientes. Estas bolas habrán quedado mates, si desamos darle un poco de brillo podemos pulirlas frotando con el revés de una tela vaquera pero este es al gusto de cada uno.

Por último, volvemos a limpiar con agua y el cepillo para que queden bien limpias.

Deja un comentario